Revista Literaria Periódico Cultural

6.4.2011 GMT

Por nuestros cerros / Los Médanos

Los Médanos

IV TRAVESIA RETO A LOS MEDANOS DE CORO, CREADA, DESARROLLADA POR EL CLUB DE AVENTURAS AL AITE LIBRE, EN ESTA OPORTUNIDAD GUIADA POR ITALO SABATINO, SUB GUIA OSDALYS DE SABATINO CON EL GRAN APOYO DE JORGE LOPEZ "EL SELVATICO" Y DEL LIC. PEDRO FERMIN

Yo me pregunto. ¿Qué es un paisaje?

Y me respondo, la Combinación del color, del objeto, del movimiento, de la luz y de la belleza, donde la naturaleza, mezcla todos estos ingredientes, para llegar a producir un efecto, una nota de belleza que llega hasta nuestro corazón…

Un grano de arena, algo tan simple y a la vez complejo, la estructura su concepto molecular, etc. Redondo y hasta a veces molesto dentro de un ojo o hasta en el cuerpo y unido a centenares de miles de millones de granos de arena y qué hacen...

Por donde uno va, siempre se consiguen personas que con su carisma y amistad y don de gente logra hacer nuestra vida más agradable… Ésta vez un caluroso saludo y abrazo al amigo Don Pedro Fermín de la ciudad de Coro, que nos esperaba para atendernos, con una gran amabilidad, característica del venezolano…

La esperada sombra, un esperado vivax…

Yacía en la arena, esperaba que el grupo invada la quietud y devore con ansia el cobijo apreciado.

Un gran chorro de agua, se ofrecía refrescante y con gran alborozo corrimos a deleitarnos con el agua para bajar la temperatura de nuestros cuerpos…

Unas horas antes, unos kilómetros atrás.

Les cuento:

Después de ser recibidos por el Señor Fermín.

Pasamos la noche en el parque, desayunamos con unas ricas empanadas en el kiosco del señor Rubén, el grupo, ya completo- estuvimos esperando a otros integrantes- nos dirigimos a la plaza de las madres para así empezar nuestra aventura…

Prepararon los radios, Jorge sus GPS y demás parafernalia, y nos internamos en el ocre paisaje un océano de arena, una alfombra suave tenue, el tiempo se nos alió, ya que las nubes opacaron casi hasta el mediodía al astro rey…

Y caminamos y caminamos, fotos van fotos vienen, un paisaje y luego otro, hay color hasta donde la vista alcanza, en esa vastedad de dunas y más dunas.

La característica herradura, la suave ondulación la clásica pared casi vertical de una gran formación de arena, creación del viento. Y caminamos hasta encontrar el piso antiguo donde un mar interior dejo de existir hace millones de años. Allí estaba las huellas: petrificados corales, las conchas, las huellas de moluscos en todas sus formas y tamaños, polvo de calcio que cubre una vasta extensión…

Se ve la mano del hombre primitivo, cascos de arcilla, desecho usados hace mucho por nuestros primigenios, que van mostrando su trayectoria por el mundo…

De pronto algo inesperado en esa latitud, un oasis, estuvo lloviendo mucho por esa zona desde noviembre, ya sabemos el desastre que hubo en estado Falcón

Y allí en esa delicia de oasis nos zambullimos a regodearnos en esa agua exquisita.

Continua la caminata, poco a poco andamos entre los cujies y espinas, donde muchos de nosotros nos agotábamos en calor, e íbamos, ya ansiosos en encontar nuestro anhelado descanso.

Y esperando como unas reposadas iguanas a que amaine el calor, nos cobijamos debajo de las espinas, unos frondosos curies que nos dieron tan esperada sombra…Los pájaros se dejaron oír, y algunos más osados, se dejaron ver; turpiales, cardenales, gallitos, y huellas del corre camino, etc.

Después que el sol se movió al oeste, y vino el refresco del atardecer que mitigó la tarde, empezamos a caminar de nuevo, ya habían regresado los aventureros que se fueron a ver el mar, y encontrar otro chorro de la tubería donde también se refrescaron…Allí, también fueron a observar como las aguas del mar se confundían con la arena y cielo…

Caminando hacia el descanso donde íbamos a pasar la noche, vimos una especie endémica del lugar, una hermosa araña Tarántula Azul, de gran colorido y majestad, que suavemente de deslizaba por arena dejando atrás pequeños puntos, marcas de su rastro.

Los Cacuros-unas avispitas negras- nos invadieron, por lo menos a mí me picaron cerca de seis veces.

Armamos nuestras carpas y la brisa o la hora hizo que estos fastidiosos amigos se fueran a descansar, dejando que nosotros hiciéramos lo mismo…

La noche pasó rápida, el pequeño caserío, perdido en el espacio entre dunas y cujies, empezó a despertar. Se levantó el campamento, y tras otra larga y agotadora caminata encontramos de nuevo la salida…

Un abrazo a todos los aventureros que me acompañaron, a Italo Sabatino y a Osalys, al amigo Jorge y al grupo Sabara que llevan dentro de sí las ganas de aventurarse por estas tierras…

Rubén Patrizi M.



En: No Categorizado
Permaenlace: Por nuestros cerros / Los Médanos
Comentarios: 1
Leído 2384 veces.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado. 

vocessusurrosrumorygritos-vocessusurrosrumorygritos